Coaching deportivo aplicado al baloncesto

El baloncesto, al igual que el resto de los deportes, ha llegado a lograr un desarrollo notable en estos últimos años; la característica más destacada es que nuestros deportistas nacionales se especializan hasta convertirse en auténticos profesionales a nivel internacional. Y para poder lograr sus objetivos, a veces la presión es muy elevada, además de que el estrés puede llegar a pasarnos factura.

Ser capaces de desarrollar las capacidades de la mente, para que un jugador de baloncesto pueda controlarse tanto a nivel mental , como emocional, se convierte en algo crucial para alcanzar el éxito en cualquier tipo de competición, y es en este punto en dónde entra en juego el coaching para los deportistas.
Es considerada como una de las herramientas más eficientes de a lo largo de todo el siglo XXI, que incentiva la mejora del rendimiento para conseguir unos resultados muy destacable, además de mejorar la calidad de vida del deportista.

¿Qué es exactamente el coaching deportivo para baloncesto?

El coaching deportivo en general nacería en los EEUU, en concreto en el deporte del tenis. Esto fue posible debido a que Timothy Gallwey, entrenador y tenista profesional, llegó a la conclusión de que la única forma que tenía para ganar el juego interior era mejorar su propio rendimiento.
Según sus propias palabras, el oponente que está dentro de la cabeza de cada jugador se considera más formidable que el que se encuentra cómo adversario al otro lado de la red.

Sería a partir de ese momento como Gallwey empezaría a realizar técnicas de comunicación a nivel avanzado, lo que le permitiría mejorar tanto sus competencias mentales, cómo emocionales, con el fin de mejorar su rendimiento.

Lo cierto es que el éxito de todas estas técnicas fue tal que no tardaron en perfeccionarse y aplicarse a todo tipo de deportes, como al baloncesto.

¿Qué objetivo persigue el coaching deportivo en el baloncesto?

La idea general es liberar el máximo potencial del deportista para lograr el máximo desempeño a través del mismo. No sólo se busca enseñarle una lección, si no que se necesita que la pueda comprender, asimilar, para aprenderla y ejecutar sus conocimientos en cualquier evento deportivo.

A través de un programa de coaching deportivo sobre baloncesto, se tendrá a disposición una serie de herramientas y protocolos que nos permitirán identificar todas las barreras que nos impedirán seguir adelante, y a trazar la mejor manera para poder dejarlos atrás.

Gracias al coaching deportivo para baloncesto se pueden superar con éxito estas etapas:

  • -Autoconocimiento del propio cuerpo del deportista, sus pensamientos y emociones.
  • -Ayuda a eliminar creencias limitantes y a desarrollar creencias ganadoras.
  • -Gestión de las emociones a nuestro favor, sabiendo cómo evitar o neutralizar aquellas negativas.
  • -Gestión del entorno en el que se encuentra el deportista.
  • -Compromiso y responsabilidad para liderar la propia vida.
  • -Estrategias para estar motivados ante cualquier evento.
  • -Empatía (tanto sobre los demás jugadores del mismo equipo, cómo del equipo contrario).
  • -Perseverancia (métodos para motivar al deportista y lograr que llegue a dónde quiera).
  • -Disciplina.
  • -Resiliencia (resistencia al dolor y al fracaso)
  • -Mejora de la confianza en si mismo.

Dentro del coaching deportivo, nos encontramos con la figura del coach que, más que un profesor, estamos hablando de un individuo que se meterá en la piel del deportista, comprendiendo sus limitaciones y cómo puede potenciarlas. Se establecerá un compromiso y una serie de motivaciones que precisamente serán la base para que cada individuo logre hasta a dónde se haya propuesto.

Estas son las principales características que identifican al coaching deportivo aplicado al deporte del baloncesto.